estudio entre semana

Estudio en Genesis

Jueves 15 de Septiembre 2022
 
CAPITULO 27
  Jacob suplanta a Esaú

1 Y aconteció que siendo ya viejo Isaac, y sus ojos demasiado débiles para ver, llamó a Esaú, su hijo mayor, y le dijo: Hijo mío. Y él le respondió: Heme aquí.
2 Y dijo Isaac: Mira, yo soy viejo y no sé el día de mi muerte.
3 Ahora pues, te ruego, toma tu equipo, tu aljaba y tu arco, sal al campo y tráeme caza; 4 y prepárame un buen guisado como a mí me gusta, y tráemelo para que yo coma, y que mi alma te bendiga antes que yo muera.


27:4   que mi alma te bendiga. Es decir, “que yo te bendiga.” La bendición y la primogenitura eran inseparables (v. He 12:16, 17). La bendición del primogénito implicaba un llamamiento especial y capacitación para ejercer la responsabilidad adquirida.

5 Rebeca estaba escuchando cuando Isaac hablaba a su hijo Esaú. Y cuando Esaú fue al campo a cazar una pieza para traer a casa,

27:5   Rebeca estaba escuchando. Tal vez Isaac sabía que Esaú vendió su primogenitura, pero él estaba decidido a bendecirlo. Rebeca supo del plan de Dios y piensa cumplirlo con engaño (vers. 12, 13). A pesar de que Jacob sabía de la profecía (25:23) y ya tenía la primogenitura, conspiró con su madre.

20 E Isaac dijo a su hijo: ¿Cómo es que la has encontrado tan pronto, hijo mío? Y él respondió: Porque el SEÑOR tu Dios hizo que así me acaeciera.

27:20   el SEÑOR tu Dios hizo que así me acaeciera. 
Isaac sospechó algo al recibir tan pronto el guisado. Jacob responde a la pregunta de su padre con una mentira, lo que es peor, sobre todo porque involucra a Dios.

27 Y él se acercó y lo besó; y al notar el olor de sus vestidos, lo bendijo, diciendo:
                  He aquí, el olor de mi hijo
                  es como el aroma de un campo que el SEÑOR ha bendecido.
            28      Dios te dé, pues, del rocío del cielo,
                  y de la grosura de la tierra,
                  y abundancia de grano y de mosto.
            29      Sírvante pueblos,
                  y póstrense ante ti naciones;
                  sé señor de tus hermanos,
                  e inclínense ante ti los hijos de tu madre.
                  Malditos los que te maldigan,
                  y benditos los que te bendigan.

27:27-29   
La bendición que Jacob recibió incluye prosperidad en la tierra, dominio político y familiar y la protección de Dios; todo con fuerza profética.

33 Y tembló Isaac con estremecimiento muy grande, y dijo: ¿Quién fue entonces el que trajo caza, antes de que tú vinieras, y me la trajo y yo comí de todo, y lo bendije? Sí, y bendito será.

27:33   bendito será. 
Aunque Jacob recibió la bendición por engaño, no podía ser revocada. Isaac se resigna porque reconoce que a pesar de sus esfuerzos para bendecir a su hijo preferido, los propósitos de Dios no pueden ser revocados.

36 Y Esaú dijo: Con razón se llama Jacob, pues me ha suplantado estas dos veces. Me quitó mi primogenitura, y he aquí, ahora me ha quitado mi bendición. Y añadió: ¿No has reservado una bendición para mí?

27:36   Jacob…ha suplantado. 
La raíz heb. del nombre Jacob significa también “suplantar”. Esaú hace un juego de palabras con ambos sentidos del término al sugerir que la personalidad de su hermano se describe en el nombre que recibió (cp. Jer 9:4).

40      Por tu espada vivirás,
                  y a tu hermano servirás;
                  mas acontecerá que cuando te impacientes,
                  arrancarás su yugo de tu cerviz.


27:40   Por tu espada…arrancarás su yugo. Aquí son prefiguradas las futuras tensiones entre los hermanos y sus descendientes.

El Rencor de Esaú

41 Esaú, pues, guardó rencor a Jacob a causa de la bendición con que su padre lo había bendecido; y Esaú se dijo: Los días de luto por mi padre están cerca; entonces mataré a mi hermano Jacob.

27:41   entonces mataré a mi hermano Jacob. El odio de Esaú a Jacob y su decisión de matarlo son neutralizados por respeto a los sentimientos del padre y decide esperar hasta que muera Isaac.

43 Ahora pues, hijo mío, obedece mi voz: levántate y huye a Harán, a casa de mi hermano Labán.
44 Y quédate con él algunos días hasta que se calme el furor de tu hermano;


27:44   quédate con él algunos días. Los algunos días anticipados por Rebeca se convirtieron en 20 años (31:41), y nunca más volvió a ver a su hijo preferido.

46 Y Rebeca dijo a Isaac: Estoy cansada de vivir a causa de las hijas de Het; si Jacob toma mujer de las hijas de Het, como estas, de las hijas de esta tierra, ¿para qué me servirá la vida?

27:46   las hijas de Het. El pretexto de Rebeca para enviar a Jacob a Aram era su decisión de que él no se casara con una cananea de la región, como lo había hecho Esaú (v. 26:34, 35).

ORACION